Inicio/recetas/Cinco recetas navideñas para cocinar con niños

Cinco recetas navideñas para cocinar con niños

Si te has propuesto introducir a tus hijos en el maravilloso mundo de la cocina, las fiestas navideñas son una de las mejores ocasiones para ello. Primero porque cualquier receta da mucho juego para adaptarse la temática de esta época del año, segundo porque es una actividad estupenda para hacer con ellos y que así aprovechéis las vacaciones y tercero porque os vais a chupar los dedos. ¡Todo son buenas excusas!

Te proponemos algunas ideas muy sencillas para cocinar con niños de entre 4 y 10 años. Recuerda vigilarles siempre, dejarles muy claro antes de comenzar a preparar todo que tú y solo tú puedes manejar los cuchillos o encender los electrodomésticos, y lavaros bien las manos, por supuesto.

¿Delantales listos? ¡Empezamos!

1. Tabla de aperitivos

tabla de embutidos navideña

Si los niños de la casa son muy pequeños y eso de que se acerquen a los fogones no te convence, no hay nada mejor que pedirles ayuda con los entrantes fríos. Por eso te proponemos una tabla de embutidos con diferentes ingredientes para acompañar.

Es tan sencillo como colocarlo todo con un poco de gracia formando un árbol de Navidad. Puedes utilizar lo que quieras pero ahí van algunas sugerencias:

• Jamón serrano
• Salchichón ibérico
• Galletitas saladas
• Quesos variados como emmental, brie o queso manchego
• Uvas o daditos de manzana (recuerda ponerles unas gotitas de limón para que no se oxiden)
• Frutos secos como nueces o avellanas
• Mermelada de tomate o pimientos

Escoge una tabla de madera o un plato de pizarra, decora con un poco de romero y listo. El entrante más sencillo del mundo captará la atención de grandes y pequeños.

2. Hojaldre relleno de espinacas

hojaldre relleno con forma de árbol

Lo más complicado que tiene este plato es darle forma pero te garantizamos que será la parte más divertida para ti y los peques.

Los ingredientes que necesitarás son:

• 300 gramos de espinacas frescas
• 1 diente de ajo
• 400 ml de nata para cocinar
• Sal y pimienta al gusto
• AOVE
• 2 láminas de hojaldre o masa filo
• 1 huevo

En una sartén ponemos aceite suficiente para rehogar el diente de ajo picado muy finito.

Una vez esté dorado, añade las espinacas y rehógalas hasta que se haya evaporado el agua que sueltan. Entonces, incorpora la nata líquida hasta que quede bien integrada en la mezcla. Pon sal y pimienta a tu gusto. Deja enfriar.

Coloca una de las láminas de masa en la bandeja del horno. Recuerda usar papel de horno para que no se pegue a ella o bien pintarla con unas gotas de aceite. Pínchala con un tenedor en varios puntos para que se haga mejor después.

Extiende las espinacas sobre la masa uniformemente y coloca la segunda lámina encima.

Con un cuchillo dibuja la forma triangular del árbol y recuerda dejarle una pequeña “pata” que será el tronco. Haz cortes horizontales desde el centro hasta los extremos. Serán las ramas del árbol. ¡Recuerda no cortar el centro!

Llega lo divertido. Hay que girar cada partición sobre sí misma, rizándola, para crear las ramas de nuestro árbol. En la base del árbol podrás dar 2 e incluso 3 vueltas pero en las superiores solo 1.

¿Qué podemos hacer con los cortes que han sobrado? ¡Los adornos del árbol! Haz estrellas o sencillamente círculos que representen las bolas. Aquí no se desperdicia nada.

Bate el huevo y pinta la masa. Introduce la bandeja con el árbol en la parte inferior del horno precalentado a 200ºC durante 25 minutos o hasta que esté dorada. ¡Listo!

Te vamos a contar un secreto: puedes rellenar este hojaldre de lo que quieras. Nuestra sugerencia es que apuestes por las espinacas porque así los niños se convertirán en amantes de esta verdura. Si quieres, puedes añadirle trocitos de bacon e incluso piñones.

3. Vol au vents rellenos de calabacín

vol au vents rellenos de calabacin

Sencillos y muy vistosos gracias a esta decoración especial. Y además perfectos para hacer con niños y que coman verdura. ¡Lo tiene todo! Para preparar esta receta necesitarás estos ingredientes:

• Vol au vents (mejor los de tamaño pequeño)
• Medio calabacín
• Media cebolla
• 100 gramos de queso en crema
• Aceite de oliva
• Sal y pimienta al gusto
• Nuez moscada
• Para decorar: huevas rojas (de trucha) o similar y medio calabacín

Primero, corta en rodajas el calabacín. Colócalo en un plato hondo con un chorrito de aceite por encima y cubre el plato con papel film. Haz varios agujeros en el papel para dejar salir el calor y mete el plato en el microondas 10 minutos a máxima potencia.

Después, pon en tu batidora de vaso un chorrito de aceite, el calabacín y la cebolla picada. Tritura todo hasta que tenga una consistencia homogénea. Debería llevarte 2 o 3 segundos con una velocidad media.

Añade después el queso crema, sal, pimienta y un toque de nuez moscada. Vuelve a triturar todo durante 1 minuto aproximadamente, hasta que veas que queda una mezcla cremosa y sin grumos.

Coloca los vol au vents en uno o varios platos o en una bandeja para poder rellenarlos con la crema utilizando una cuchara o una manga pastelera.

Decora con huevas rojas, que harán un contraste con el sabor del calabacín muy especial, además de ser un bocado divertido para los pequeños.

Dale un toque navideño poniendo en palitos para brochetas láminas finas de calabacín haciendo la forma del abeto. Pásalas primero por una sartén con unas gotas de aceite y un poquito de sal.

¡Queda precioso!

4. Cupcakes con decoración navideña

cupcakes para cocinar con niños

En este caso te proponemos que la base sea nuestros muffins de naranja y que, una vez los hayas hecho y estén fríos, los niños los decoren dejando volar su imaginación.

Prepara una butter cream sencilla con:

• 250 g de mantequilla sin sal
• 250 g de azúcar glas
• 4 cucharadas de leche
• Colorantes alimentarios, chocolate, esencia de vainilla…

Primero, tamiza el azúcar glas en un bol grande. Añade la mantequilla a temperatura ambiente y la leche. Con la batidora de mano, mezcla los ingredientes hasta que quede una crema homogénea.

¡Ya lo tienes! Si quieres, puedes usar colorantes alimentarios para darle color o bien añadirle esencia de vainilla, canela, chocolate derretido… Lo que quieras. Pensad primero en la decoración que os gustaría o bien prepara varias opciones y deja que los pequeños se pongan creativos.

5. Galletas de mantequilla con formas

galletas navideñas

Hacer galletas siempre es divertido y más cuando sabes que la recompensa será tener el dulce perfecto para desayunar y merendar hecho por ti mismo. Están tan ricas que vuelan, así que recuerda apartar algunas para cuando Papá Noel y los Reyes Magos vayan a tu casa. Te garantizamos que, después de probarlas, te dejarán algún regalo extra.

Para elaborar estas galletas de mantequilla con diferentes formas navideñas necesitarás estos ingredientes:

• 250 gramos de mantequilla
• 200 gramos de azúcar
• 2 huevos
• 1 cucharada de esencia de vainilla
• 500 gramos de harina de repostería
• 1 cucharada de levadura fresca
• 1 pizca de sal
• Para decorar: pepitas de chocolate, pasas, canela, frutos secos…

Añade la mantequilla a temperatura ambiente a un bol grande junto con el azúcar, los huevos, la sal y la vainilla. Mezcla con ritmo y ganas hasta que quede una masa con todo integrado. Reserva.

En otro bol tamiza la harina y después añade la levadura. Pasa los ingredientes de este bol al anterior con la mantequilla, etc. Toca seguir amasando hasta que quede una masa perfectamente homogénea. La clave y lo más divertido es amasar con las manos.

Cuando ya no se te pegue, pasamos a la segunda fase: estirar y cortar.

Espolvorea tu encimera o una superficie plana y limpia con harina. Amasa un par de minutos más y comienza a estirarla con el rodillo. Probablemente la masa sea muy grande, así que puedes ir separándola en bolas más pequeñas para trabajarla mejor.

Una vez bien estirada, saca los moldes con las formas navideñas que más te gusten: estrellas, abetos, copos de nieve, etc. Coloca cada futura galleta sobre papel de horno y añade por encima pepitas de chocolate, un toque de canela, frutos secos… Deja entre ellas unos tres dedos de distancia porque en el horno crecerán.

Llévalas al frigorífico y déjalas enfriar 1 hora.

Pasado ese tiempo, coloca las galletas sobre la bandeja del horno precalentado y hornéalas a media altura entre 10 y 15 minutos a 180º. Probablemente tendrás que hacer varias tandas. Recuerda usar papel de horno para que no se queden pegadas a la bandeja.

Sé fuerte y no abras el horno hasta que no haya pasado ese tiempo, por mucho que el olor a galletas que inundará tu cocina sea increíble.

Una vez doradas, sácalas y déjalas enfriar.

¿Con cuál de estas recetas te animas a cocinar con niños? Es difícil decidirse pero la Navidad es muy larga y da tiempo a hacer todas ellas. En el mes de enero tus pequeños estarán enamorados de la cocina. Si te animas a preparar alguna, sube tu foto a Instagram y etiquétanos (@fagorespana_pae) para que podamos verlo. ¡Buen provecho y felices fiestas!

Otras recetas

2020-12-23T10:25:33+00:00recetas|Sin comentarios

Sobre el Autor:

Deja tu comentario